Search
  • Anthony

2020: no lo olvidemos por completo

2020: no lo olvidemos por completo


Por Anthony, Sheliaj Habonim Dror en México


Januca ha venido y se ha ido, el año nuevo va acercandose, es hora del resumen anual.

2020 ha sido un año difícil, como mínimo. Donde quiera que hayas estado en la tierra durante los últimos 12 meses, probablemente hayas aprendido nuevos términos y hayas experimentado cosas nuevas: COVID, máscaras N-95, distanciamiento social y, por supuesto, zoom. Si bien algunos países están lanzando las primeras vacunas, la realidad que hemos enfrentado durante los últimos meses probablemente durará un tiempo hasta que podamos comenzar a vivir como solíamos hacerlo.

Habonim Dror, como todos los movimientos juveniles del mundo, tuvo que adaptarse a esta nueva realidad, encontrando formas de conectar sin verse, sin abrazarse y sin gritar. La situación ha obligado a los líderes de nuestro movimiento, bogrim, madrijim y hanagot, a reinventarse casi semanalmente.

¿Quién hubiera pensado hace un año en hacer campamentos virtuales? ¿Quién podría haber imaginado que nuestros kenim comenzarían a transmitir en vivo sus peulot? ¿Cómo podríamos organizar seminarios en todo el mundo que aborden cuestiones como la gestión de crisis en solo unas pocas semanas?

Permítanme decirlo claramente, nadie quiere revivir un año como este.

Sin embargo, creo que tenemos mucho que aprender de este año especial, cambios positivos que no deben desecharse demasiado rápido. Esto es lo que creo que vale la pena conservar:


1. La tecnología puede ayudar


El no poder llegar al Ken, o la oficina, nos obligó a buscar soluciones tecnológicas para encontrarnos y liderar el movimiento. De repente, no tuvimos que gastar tiempo y energía reuniéndonos para cada decisión, no solo ahorramos nuestro precioso tiempo, sino que también ayudamos en el lado ecológico. Si pensamos internacionalmente, entonces la crisis de COVID probablemente nos ayudó a avanzar como ninguna otra cosa. Los shlijim comenzaron a compartir experiencias a nivel internacional, se realizaron encuentros continentales en los diferentes niveles de los movimientos juveniles.

2. Recalibrando nuestro foco


Enfrentar tal crisis reveló nuestras debilidades y nuestras fortalezas. Muchos de los procesos regulares dentro de cada ken, así como en Israel, fueron vistos con un ojo diferente, un ángulo diferente. Algunos se consideraron vitales, mientras que otros se volvieron obsoletos. Estoy seguro de que muchos pueden identificarse con este pensamiento que muchos de nosotros tuvimos durante este último año: "hagamos ese proyecto para el que nunca tenemos tiempo". Por alguna razón, estar lejos unos de otros nos ayudó a enfocarnos en los proyectos e iniciativas importantes de cada equipo.

3. Corazones creativos


Como es habitual, los movimientos juveniles, y especialmente Habonim Dror, demostraron ser pioneros en su forma de hacer las cosas. Nadie sabía cómo enseñar, cómo vincularse en la esfera virtual, y solo después de unas pocas semanas de confinamiento, nuestros madrijim nos estaban enseñando a usar herramientas en línea. Una vez que nos cansamos de "solo vernos" en las pantallas, los líderes de Habonim crearon nuevas formas de interactuar. La principal lección de este año COVID es que la creatividad puede vencer cualquier cosa. Se inventaron tantas cosas nuevas este año debido a estas condiciones extremas. Ese espíritu creativo debe mantenerse vívidamente vivo mientras facilitamos nuestro camino de regreso a la normalidad.

En los libros de historia de Habonim, las generaciones futuras mirarán este año y se preguntarán "cómo lo hicieron?". Hay mucho que aprender y compartir de esta experiencia única por la que todos tuvimos que pasar. Compartir estas lecciones entre kenim, entre países, nos ayudará a crecer como movimiento.

En una nota más personal, 2020 también ha sido un desafío. Comenzó bien planeado y luego todo se fue al sur, en sentido figurado y literal. Me quedé atrapado en América Latina por un tiempo, salvado por los pocos vuelos de repatriación europeos para poder llegar a Israel antes de comenzar mi shlijut en México en el verano. Todavía no he puesto un pie en nuestro Ken en la Ciudad de México, pero Habonim ya se siente familiar.

Esperemos que el 2021 sea diferente al 2020.

Pero no nos olvidemos de las cosas buenas que sucedieron este año.


22 views0 comments

Recent Posts

See All

Tu BeShvat 5781 Especially today - Especially now

Tu BeShvat 5781 Especially today - Especially now When I think of Tu BeShvat as a child, it was planting seedlings of eucalyptus, pine or Nerium in a grove in our kibbutz or our school. But if you ask

טו בשבט תשפא

דווקא היום - במיוחד עכשיו כשאני נזכר בטו בשבט כילד, זה נטיעת שתילים של אקליפטוס, אורן או הרדוף הנחלים בחורשה בקיבוץ או בבית הספר. אך אם תשאלו ילדים היום או אם היה באפשרותנו לדלג בדפי ההיסטוריה ולשאול

2020: não vamos esquecê-lo completamente

2020: não vamos esquecê-lo completamente Por Anthony, Sheliaj Habonim Dror no México Chanuca veio e se foi, o ano novo se aproxima, é hora da recapitulação anual. 2020 foi um ano difícil, para dizer o