Search
  • Evyatar Friesel

La creación del Kibbutz Hachshará


Extractos del capítulo “La creación del Kachbutz Hachshará” parte del libro “Bror chail - historia del movimiento brasileño y del kibutz”. Escrito por Evyatar Friesel.

Enlace al capítulo completo y al libro: http://makash.org.il/dev/brorchail



La creación del Kibbutz Hajshará

Crear un Kibbutz Hachshará (kibbutz de preparación) se resolvió en agosto de 1948. Transcurrió más de medio año antes de que todo estuviera listo, la organización del primer grupo (garin), la elección del lugar, las recolecciones de los medios económicos llevaron tiempo. A principios de 1949, se dio la inauguración oficial del Kibbutz Hajshará "Ein Dorot" (La Fuente de las Generaciones), ubicado a 80 km. de Sao Paulo en Brasil. El segundo Congreso Nacional del movimiento resolvió, a pesar de todo, la creación de nuestra hachshará.


EIN DOROT, HAJSHARÁ: LOS INCIDENTES

- La hajshara del primer grupo siempre es algo más pintoresco que la de los grupos que vinieron después, ¿no es así?

- Mmmm, si quieres llamarlo pintoresco ... Bueno, realmente es una cosa diferente. Llegamos a "Ein Dorot" sin nada, sin experiencia -y recuerda, fuimos la primera hajshará que se fundó en Brasil- sin planes y con muy pocas ideas de por dónde empezar. Ah, sí, es cierto: en la cabeza, una idea teórica de cómo debería ser un kibbutz. ¿Crees que es muy poco? No es tan poco.

- Escuché que hubo muchas dudas antes de comprar el terreno donde se instaló la hajshará. ¿Las condiciones no eran buenas?

- La ubicación geográfica de la hajshará, por ejemplo, fue excelente. Pero en cuanto a la tierra, hubo diferencias entre los agrónomos. Al final decidimos comprarlo, pero durante años tuvimos dolores de cabeza. - Las tierras se dividieron en dos tipos: tierras bajas, muy buenas, pero sujetas a inundaciones en época de lluvias. Y tierras más altas, que no se inundaban, pero eran demasiado pobres para la agricultura. Además, las habitaciones eran cabañas muy precarias, hechas de madera y barro, cubiertas con paja. Más tarde, descubriríamos que el agua estaba contaminada con amebas. Hubo ataques periódicos de hormigas. La sauva, nunca logramos eliminarla por completo; sin embargo, no nos hizo tanto daño. Pero las hormigas negras en la llanura aluvial podían liquidar una plantación completa en una noche, si lograban establecerse adecuadamente.

- ¿Cómo fue con el trabajo en los primeros días? ¿Quién los guió?

- Los vecinos, locales que tenían chacras, nos ayudaron mucho. Al principio también colaboró ​​un agrónomo judío de São Paulo. Más tarde, Senda, nuestro compañero japonés (primero vino como visitante, luego como instructor agrícola, y habiéndose incorporado al grupo, decidió continuar en él, luego se convirtió en javer, y hoy ya está en Bror Chail). Fuera de esto, no todos nuestros compañeros venían de la ciudad, también hubo agricultores nativos, de las colonias judías del sur. Y hoy, los shlichim de Bror Chail (enviados) a Brasil ayudan mucho a guiar la hachshará.

- Tú, al principio, hablaste de los vecinos, decías que colaboraban mucho. ¿Cuál fue su reacción cuando los vieron instalarse en Ein Dorot?

- ¡Ah, fue una sensación! Nadie entendía a esos "estudiantes" de la ciudad, que de repente se convirtieron en agricultores, entre los que había inexplicables relaciones de igualdad, donde nadie recibía dinero. - "Imagínate, trabajar gratuitamente!" - ¡Era el fin del mundo! Pero eran gente buena y sencilla, algunos brasileños, algunos portugueses, algunos japoneses.

El nuevo grupo, que encendía fogatas por la noche, que bailaba y cantaba, donde reinaba un ambiente alegre, y si no siempre alegre, siempre vivo y animado, los atraía, pues en general llevaban una vida muy aislada y monótona. Los recibimos con simpatía, sentamos a sus hijos entre nosotros, logramos establecer buenas relaciones con todos, y verdadera amistad con algunos. Al final, era habitual, en las hogueras de las noches de verano, encontrar un rostro de un japonés o mulato entre los javerim.

- ¿Y cómo les explicaban sus propósitos?

- No explicamos. Que nos preparáramos para emigrar era un secreto estricto. Inventamos muchas historias.

- ¿Y nunca sospecharon nada?

- Bueno, cómo decir ... Les cuento un dato que sucedió: ya estábamos en la hajshará unos meses, cuando un visitante de São Paulo vino a conocer nuestro kibutz. En São Paulo, le habían advertido que no hiciera preguntas a nadie durante el viaje. En Jundiaí se subió al ómnibus rural que pasa por la hajshará, y discretamente le pidió al conductor que le avisara cuando llegaran al "sitio del kilómetro 16". La cara del buen hombre se iluminó: "- Ah, ¿el grupo de personas que se prepara para emigrar a Palestina?" Nuestro visitante no había sido bien atendido por la sorpresa, cuando escuchó, desde la parte trasera del autobús, un montón de chicos blancos, marrones, amarillos, cantando: "Hey nivnei hagalil, hey nivnei hagalil..." (“ Hey, contruiremos la galilea”) - Eran los hijos de nuestros vecinos.

- Bueno, pero nunca hubo complicaciones, ¿verdad?

- ¿No hubo? ¡No hubo pocos! Imagina que un sábado (trabajamos el domingo y el sábado descansamos) vamos, yo y otro javer, a tomar una ducha perezosa, alrededor de las nueve de la mañana. La ducha estaba cerca de la puerta de entrada, ¡y allí escucho órdenes militares afuera! Fuimos prudentemente a espiar: ¡Lo que no vimos! Soldados de la Fuerza Pública bajaban de un camión militar, ¡armados hasta los dientes! ¡El kibbutz estaba siendo rodeado militarmente! Entonces, un capitán de la Fuerza Pública, en compañía del Jefe de Policía de Jundiaí y un fuerte grupo de militares discretamente armados con rifles de ametralladora, entró por la puerta. Nos apresuramos a llamar a José Etrog, quien, además de ser un ex funcionario y oficial de reserva, tenía una tremenda labia. Después de todo, es posible que a él no le disparasen así tan rápido. . . Como era sábado por la mañana, Etrog dormía el sueño de los justos. Lo sacaron de la cama, lo sacaron, e incluso en pijama, lo empujaron para enfrentar a los hombres ... - ¿Qué había pasado? Un periódico de São Paulo había publicado dos artículos de tendencia antisemita, alertando a las autoridades sobre un "campo de entrenamiento para terroristas judíos que se había instalado cerca de Jundiai". ¡Incluso decía que tendríamos armas pesadas, además de rifles, ametralladoras, cañones e incluso. . . submarinos, sí, submarinos! Las autoridades habían decidido investigar. Etrog habló, gesticuló, habló, habló tanto, que, a pesar del aparato militar traído, los dignos representantes del orden público terminaron retirándose sin siquiera registrar el kibutz, buscando submarinos.


LA NUEVA VIDA

- Y lo que aprendimos no fue poca cosa. Cómo trabajar, estudiar y vivir, en el campo y en la vida colectiva. Todos nuestros hermosos principios no fueron suficientes por sí solos: en la experiencia cotidiana. tuvimos que aprender cómo la naturaleza humana se adaptó a las nuevas condiciones. Para el primer grupo, todavía verde en la experiencia, la hajshará fue una revolución desde el primer hasta el último día. La revolución del trabajo, la vida social, la cultura. Adecuar nuestros cuerpos de estudiantes y comerciantes al régimen de jornada laboral campesina, nuestras inteligencias acostumbradas a los problemas del estudio y del pensamiento ideológico, a las exigencias prácticas de la vida rural, exigencias ciertamente más amplias que las vividas anteriormente.

- ¿No tenían sheliaj de Israel, en la hajshará, para guiarlos?

- Sí, durante unos meses Abrão Neguev, del kibbutz Revivim, estuvo con nosotros. Durante su estadía previmos por primera vez cuál sería nuestro futuro "choque con la realidad de Israel".

- Bueno, por supuesto, cada grupo que llega a Israel pasa por un proceso de adaptación al país que no siempre es fácil. Pero, ¿qué significó esto en Brasil?

- Entiende, fuimos el primer grupo del movimiento en hacer hajshará. Por primera vez, la experiencia de la vida colectiva tuvo lugar entre nosotros. No éramos niños y decidimos tomárnoslo en serio. Nuestra pequeña comunidad había implementado rigor y severidad en las relaciones mutuas. Hemos pasado por un período de completa abolición de la "individualidad". No escuchábamos sobre el "individuo", las necesidades del "individuo", en nuestra hajshará. Los intereses individuales deben sacrificarse en aras de los intereses colectivos. Y créeme, no lo hicimos por dogmatismo. Fue algo natural, una exigencia profunda de cada uno de nosotros, y todos se sometieron rigurosamente a las nuevas condiciones de vida.

Juntos celebramos nuestras fiestas nacionales, juntos estudiamos ivrit, juntos trabajamos, juntos discutimos, juntos vivimos las pequeñas y grandes cosas de la vida de cada uno y de la vida de todos, en absoluto comunismo. El javer no requería nada para sí sino para el colectivo. Hacer concesiones. Recreamos las austeras condiciones de las primeras colonias colectivas, incluso en la práctica jesuita de exposición íntima del individuo ante el colectivo, en un intento por mejorar y fortalecer nuestras relaciones mutuas. Y nadie, ni siquiera los más sensibles, se sintieron oprimidos en semejante atmósfera. Por el contrario, de lo más profundo de cada uno surgió el más completo consentimiento y convicción respecto a tal orientación.

Y cuando Negev, el sheliach, nos mostró que en los kibutzim de Israel estas cosas ya se habían superado hace una década, nos negamos indignados a adaptarnos. Así lo creímos, así debería ser. Esta fue nuestra primera etapa en la vida colectiva.

En resumen, para considerarnos preparados para la aliá, tres eran nuestros objetivos, y los alcanzamos razonablemente: Primero, formar un buen grupo de trabajo, acostumbrado a las labores de la vida agrícola. En segundo lugar, un grupo que alcance una amalgama social sólida y cohesionada. En tercer lugar, un grupo con una personalidad política definida, es decir, con conciencia de lo que era, lo que representaba y lo que quería.



18 views0 comments

Recent Posts

See All

Tu BeShvat 5781 Especially today - Especially now

Tu BeShvat 5781 Especially today - Especially now When I think of Tu BeShvat as a child, it was planting seedlings of eucalyptus, pine or Nerium in a grove in our kibbutz or our school. But if you ask

טו בשבט תשפא

דווקא היום - במיוחד עכשיו כשאני נזכר בטו בשבט כילד, זה נטיעת שתילים של אקליפטוס, אורן או הרדוף הנחלים בחורשה בקיבוץ או בבית הספר. אך אם תשאלו ילדים היום או אם היה באפשרותנו לדלג בדפי ההיסטוריה ולשאול

2020: não vamos esquecê-lo completamente

2020: não vamos esquecê-lo completamente Por Anthony, Sheliaj Habonim Dror no México Chanuca veio e se foi, o ano novo se aproxima, é hora da recapitulação anual. 2020 foi um ano difícil, para dizer o